Archive for 26 junio 2009

Y una mierda…

26 junio 2009

Doktor Cafre
Cansado ya de un tema en particular: La política.

Dicen que cada uno tiene lo que se merece, pero me niego a creerlo, me niego a pensar que realmente el Pueblo español se merezca una clase política como la que tiene, llena de mierda, nadie se salva.

Ni un partido ni otro, todos igual de ladrones, todos igual de mentirosos, todos igual de políticos.

Parece un insulto ahora que te llamen político, no son más que demagogos dispuestos a lo que sea por hacer su vida más fácil, por ganar algo de dinero más.

Lo que más me entristece es que no se en que punto se convierte uno en político, ¿es cuando te afilias a un partido? ¿es cuando decides tirar por la borda todos los ideales que antes levabas por bandera y ahora no los usas más que para limpiarte el culo?

Me gustaría poder volver a creer en la política, en la lucha de ideas por mejorar un país, no en el circo que se ha convertido ahora.

El congreso me recuerda al patio del colegio, tu eres más feo, no tu robas más, no porque tu una vez robaste una chuche y nadie te dijo nada.

Lamentable.

Ciego

26 junio 2009

No hay más ciego que el que ve por los ojos de otro…

Where is my mind…

25 junio 2009

Doktor CafrePorque hay veces que me pregunto eso, andandará mi cabeza…

Con mucho tiempo, demasiado quizás y muchas ganas, pero al final no sale…

Así que aquí vuelvo, medio por placer (para que nos vamos a engañar, me encanta escupir mis mierdas en el blog) medio por obligación (no penséis mal, soy yo a mi mismo el que obliga, ya está bien de dejar las cosas a la mitad). Aquí estaré hasta el final de los días.

Escuchando buena música, como siempre, pero con algunos cambios; de vacaciones y algo mucho más importante: Más valor y menos cobardía.

Cuanto me gusta la vida de universitario, para que nos vamos a engañar, la mejor vida que existe quizás rivalizada solo por la vida pirata (la vida ninja es cacota)

Una vez me preguntaron que que era lo que me empujaba a escribir un blog, que si lo hacía para que me leyera la gente; al principio probablemente si lo hacía por eso; pero ahora las cosas han cambiado.

No hay nada más gratificante que leer lo que escribes después de un tiempo y ver como ha cambiado la situación, de verdad impresionante.

Ver que los problemas que antes te parecían insalvables no son más que pequeñas vallas ahora, y que solo tuviste que reunir el valor suficiente para saltarlas.